Tour de France

Luis corazón de León

Photo: courtesy
Guy Dedieu

Photo: courtesy
Guy Dedieu

SE IMPUSO AL SPRINT A ASTARLOZA, CASAR Y EFIMKIN

Protagonizaron la escapada de la jornada · Nocentini mantiene el liderato · Contador fue líder virtual de la etapa

Luis León estrenó el casillero de victorias para España en la presente edición del Tour de Francia tras ganar en la línea de meta de Saint Girons. El murciano se impuso en el sprint a sus tres compañeros de fuga, entre ellos Mikel Astarloza, y se llevó una etapa en la que no se produjeron muchos cambios en la general, Nocentini sigue líder y Contador continúa a seis segundos del italiano.

El del Caisse D'Epargne, que dio muestras de un gran cansancio en el último tramo de la etapa, leyó a la perfección los metros finales de la escapada y superó a sus rivales tras aguantar un duro ataque de Efimkin a falta de dos kilómetros.

Junto a Mikel Astarloza, muy competitivo durante toda la etapa, Luis León fue clave para mantener la ventaja con el pelotón. Los españoles trabajaron para Casar y para Efimkin y cuando parecía que éste se iba a aprovechar de ellos, el ruso cedió y no se pudo aprovechar del de Caisse D'Epargne y del de Euskaltel.

La fuga se montó en la ascensión del último puerto de la jornada, cima que estaba todavía a 44 kilómetros de la meta, y aunque en un momento Casar no aguantó, se reenganchó a la cabeza de carrera con una espectacular bajada. Así, el pelotón no pudo neutralizarlos pese al trabajo de AG2R, que luchó por mantener el liderato de Nocentini tirando del grupo.

Antes de la ascensión al alto de Agnes, la carrera ya venía movida. Pese a que se preveía una etapa tranquila con una llegada en llano y con los puertos muy lejos de la línea de meta, no tardaron en llegar las escapadas. En una de ellas entró Cadel Evans, único de los favoritos en plantar cara a Astana. El australiano entró en una fuga y tras conseguir 30 segundos de ventaja sobre Contador, Astana se puso a trabajar para evitar sorpresas y provocó la vuelta del corredor del Lotto al pelotón.

Tal alto fue el ritmo de los Astana que en el último ascenso de la jornada, Haimar Zubeldia y el resto de gregarios del conjunto kazajo provocaron que Nocentini se descolgara, aunque después su equipo le ayudó para regresar al grupo y cruzar la línea de meta con los grandes favoritos de la general.

La segunda etapa de Pirineos podría haber sido una buena oportunidad para que Contador se hubiera vestido de Amarillo, pero quizá Bruyneel pensó que todavía es pronto para que sentir la presión del liderato.

Además de Cadel Evans, Andy Schleck probó las fuerzas de Astana, pero el conjunto kazajo respondió colocando a seis de sus corredores a rueda del luxemburgués, algo que debe desolar a cualquier rival de los pupilos de Bruyneel.

Con todo esto, el Tour no falló en una bonita etapa con constantes alternativas en la cabeza de carrera y con ciclistas que buscaron su momento de gloria pero que no pudieron porque ése es sólo para los elegidos y hoy, ese era Luis León Sánchez.


Misschien ook interessant: