Giro d'Italia

Il Giro: 2011 Etapa 5 : Weening prueba la gloria con sabor a 'sterrato'

Photo: courtesy
Guy Dedieu

Photo: courtesy
Guy Dedieu

Los tramos de tierra aumentan el debate sobre la falta de segurdidad en este Giro de Italia

El holandés, nuevo líder del Giro, llega en solitario después de dejar a sus compañeros de fuga Kohler y Gadret

¿Espectáculo o riesgo innecesario? Los tramos de tierra del Giro de Italia, el 'sterrato', no deja a nadie indiferente. El holandés Pieter Weening ha ganado la quinta etapa de la Corsa Rosa. 201 kilómetros que terminaban con repechos 'copiados' de la Paschi Eroica y con carreteras sin asfaltar que bañaban en tierra al pelotón. Weening, nuevo líder de la clasificación general, cambiará su maillot de Rabobank por la deseada maglia rosa.

La quinta etapa del Giro entre Piombino y Orvieto dejaba claro desde los primeros kilómetros que la Gran Vuelta más dura del ciclismo moderno iba a continuar. Caídas masivas, averías y pinchazos en los tramos de tierra y lo que nadie quería ver, otro corredor, el joven Slagter, derribado en el suelo debido a un fuerte golpe. Tendrá que retirarse del Giro pero no sufrió lesiones graves. Un susto de los buenos.

Si nos limitamos a interpretar lo meramente deportivo, la etapa fue preciosa. El suizo del BMC Kohler se marchaba por delante nada más comenzar la jornada. Nadie del pelotón saltaba con el aventurero. Por delante, dos puertos de montaña y varios tramos de tierra que invitaban a ser cauto.

Pero esta quinta etapa tenía zona vip reservada para los favoritos a la victoria final. Yaroslav Popovych era el primero en encender los petardos en el pelotón. El ucraniano rompía el grupo en dos al subir el Croce di Fighine (3ªCategoría). Un puerto duro no por la pendiente, sino por los tramos para 'mountain bike' que lo componen. Una pena que un pinchazo hiciera perder más adelante a Popovych cinco minutos en meta.

Seguían la estela de polvo del líder de Radioshack los jefes de filas Nibali (Liquigas), Scarponi (Lampre), Kreuziger (Astana), Garzelli (Acqua) y Purito Rodríguez (Katusha). Cada uno de ellos acompañados por, al menos, un hombre. A algunos se les hacía la boca agua, Alberto Contador y sus Saxo Bank no aparecían.

Ataca Nibali
El 'Squalo' Vicenzo Nibali olía la sangría e intentaba dar su primer bocado a este Giro. Sabía que Contador andaba unos segundos por detrás debido a los cortes que habían provocado los tramos de tierra. Quedaban 30 kilómetros a meta pero estaba dispuesto a poner la carrera patas arriba.

La bajada del Fighine ponía el corazón en un puño. Los caminos de tierra para descender un puerto rozan la locura ciclista. Pero antes de opinar, que le pregunten a Vicenzo Nibali si son peligrosos mientras le muestran un vídeo con la bajada que hizo este miércoles. Impresionante

El Tiburón no quería ponerle las cosas fáciles a Menchov y Contador, que andaban algo retrasados. Pero cuando la carretera volvía a estar asfaltada, Alberto Contador, Menchov (Geox) y Antón (Euskaltel), conseguían recuperar esos segundos de diferencia y todo regresaba a la normalidad.

Weening contra todos
Lampre y Liquigas paraban el ritmo y lo aprovechaban los 'cazadores' para jugar su baza. Después de varias intentonas, Gadret (AG2r) y Weening conseguían abrir hueco respecto al grupo principal. Quedaban 15 kilómetros, los tramos de tierra se habían terminado por hoy y el aventurero del día, Kohler, estaba a punto de ser neutralizado.

En uno de los múltiples repechos finales, con Kohler ya en esta terna, Weening lanza su apuesta. A Gadret le pasa factura el kilometraje de la etapa y Kohler no puede dar una pedalada más sin tirar de riñón. Era cuestión de tiempo que el pulso por la victoria se redujera a un Weening contra el pelotón.

El gran grupo sabía que los dos últimos kilómetros, con una pendiente media del 6% y una rampa del 12, se le iban a atragantar al holandés. Y así fue, pero el exceso de vigilancia entre los favoritos a la victoria: Scarponi, Garzelli, Nibali o Purito y la presencia de un hombre rápido como Gatto (Farnese Vini), frenaron el ritmo.

Weening levantaba los brazos con sólo 8 segundos de ventaja sobre Fabio Duarte, segundo de la etapa. Por detrás, Millar llegaba vacío de fuerzas con un rosa que dejará de lucir. El holandés es el nuevo líder de una clasifiación general que empieza a filtrarse: Nibali (6º), Scarponi (7º) y Contador (9º) ya están en el top 10.


Misschien ook interessant: